Hoy en día, con tantas metodologías innovadoras y enfoques vanguardistas, como maestro es complicado distinguir entre aquellos que son beneficiosos y aquellos que entorpecen el proceso enseñanza-aprendizaje. Algunas de las prácticas educativas más populares, desgraciadamente, caen dentro del saco de neuromitos educativos.

Sin embargo, entre las metodologías que son tendencia, es posible encontrar algunas que han demostrado favorecer tanto el desarrollo cognitivo, el estado emocional y la salud del alumnado.

En este post quiero hablaros de una de estas metodologías. Se trata del Movement Based Learning (Aprendizaje Basado en Movimiento).

asamblea-ninos-aprendizaje-movimiento

El Aprendizaje Basado en Movimiento consiste en hacer uso de actividades que conlleven movimiento durante las clases. Respaldado por evidencia científica y estudios de neurociencia y psicología evolutiva, ha demostrado estimular el aprendizaje en TODOS los alumnos.

Este enfoque, además, cobra especialmente relevancia en un mundo donde no deja de aumentar el sedentarismo y la obesidad infantil. Aplicándolo, podemos contribuir a revertir esta preocupante tendencia hacia la inactividad física. El movimiento tendrá efectos positivos en la salud de los peques, además de beneficios en los procesos de aprendizaje y desarrollo cerebral.

A continuación, te explicamos los beneficios del Aprendizaje Basado en Movimiento y cómo puedes incluirlo en el aula.

actividad-fisica-alumnos-aprendizaje-movimiento

1. ¿Cuáles son los beneficios de introducir actividad física en el aula?

¿Tienes que decirles constantemente a tus alumnos que se sienten bien? En el fondo, no es culpa suya: su cuerpo les pide cambios de postura porque necesitan movimiento.

Todos los seres humanos aprendemos mejor moviéndonos (estudio). Ya lo dijo María Montessori: el movimiento es necesario para el crecimiento intelectual. Si no nos movemos, obstaculizamos el aprendizaje.

salto-nina-aprendizaje-movimiento

Una de las zonas cerebrales más favorecidas por el movimiento es el área ejecutiva. Esta área se encarga de la concentración y el grado de atención que le dedicamos a una actividad. Como indica esta investigación, participar en un programa con movimiento obtiene grandes beneficios en la función ejecutiva en niños con sobrepeso.

En alumnos con TDAH, también se ha estudiado que el movimiento mejora la concentración y el rendimiento en tareas matemáticas o de lectura.

Pero los beneficios se extienden a todos los seres humanos. Como indica este metaanálisis, los vínculos entre cognición y actividad física son positivos. El ejercicio estimula la atención que prestamos a la tarea y ayuda en la transición entre actividades. También contribuye a regular los impulsos y el autocontrol. ¿Verdad que todas estas son áreas bastante importantes en edad escolar?  

alumnos-sentados-aprendizaje-movimiento

Por todos estos beneficios, el movimiento debería formar parte del día a día en el aula. Como dice James A. Levine en Get up! Why your chair is killing you, cuando estamos sentados durante aproximadamente 12 horas al día, “nuestros cerebros se adormecen y nuestra creatividad cae”, ya que nuestra sangre no fluye de forma eficiente.

El movimiento tiene otra característica importante, que es la estimulación del aprendizaje a través de la acción, es decir, nos permite «aprender haciendo» y adquirir un rol activo en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Siendo realistas, es posible que no puedas incluir actividades aeróbicas en todas y cada una de las sesiones didácticas. Tampoco es viable teniendo en cuenta los ratios de las clases, curriculum, espacio, etc.

Por esa razón, a continuación vamos a ver distintas formas de incluir el movimiento, para que puedas sacarle el máximo partido con los recursos que tengas. Recuerda que la prioridad es levantarse de la silla, mover el cuerpo y acabar con la cultura sedentaria en la escuela.

2. ¿Cómo puedo incluirlo en las clases?

El rol del maestro es más complicado de lo que puede parecer a aquellos que no forman parte de esta profesión. No solo tenemos que saber la teoría y cómo aplicarla, sino adaptarla constantemente, cada curso, cada clase y cada día. Los escenarios cambian y las estrategias que usamos no tienen siempre los mismos efectos. Ser maestro conlleva ser flexible cada minuto de docencia.

flexible-maestro-educacion-aprendizaje-movimiento

Las actividades físicas tienen una gran ventaja inicial: son imprevisibles e inesperadas. Pero no son inmunes al aburrimiento. Si las utilizamos de forma monótona, estaremos desaprovechando esta estrategia. La clave está en ser dinámico e innovar. Trata de sorprender a tus alumnos con las siguientes estrategias, ¡aptas para todas las edades!

Pausas de pie

Es tan sencillo como parece. Simplemente levantándonos, ayudaremos a nuestros alumnos a activar los distintos músculos de su cuerpo.

Puedes iniciarte en el Aprendizaje Basado en Movimiento con este sencillo truco, e ir poco a poco introduciendo actividades más movidas. Aquí tienes algunos ejemplos de cómo usar estas pausas:

  • Levántate y modela cómo estirar distintas partes del cuerpo.
  • Haz un test para comprobar la comprensión del material que has explicado hasta el momento. Utiliza preguntas cerradas que, en vez de contestar oralmente, los alumnos tendrán que contestar moviéndose: levantándose, saltando, tocándose lo pies, sentándose en el suelo, etc. Prepara bien la actividad y escribe en la pizarra el significado de cada acción, como por ejemplo: saltar significa Sí, tocarse los pies, No.
  • Pausa para hablar con un compañero, pero que implique desplazarse por el aula. Si es posible, escribe una pregunta o tema en la pizarra, y pídeles que debatan sobre el tema. Aprovecha y relaciona la pregunta con el temario del día, por ejemplo: ¿cómo puedes ayudar al medio ambiente en el colegio? De este modo, harás la actividad más significativa y ellos la recordarán mejor. Puedes proponer variables como: no puedes parar de andar con tu compañero, has de andar de cuclillas, etc.
  • Coloca unos papeles por las paredes y, cuando lo veas oportuno, pide a los alumnos que se levanten a escribir vocabulario o términos que recuerden del temario de la sesión.
pausa-pie-alumnos-clase-aprendizaje-movimiento

Brain Breaks

También llamados descansos mentales, son incisos en la materia que permiten tanto al alumno como al maestro desconectar unos segundos para procesar la información. Aunque pueden ser tranquilos y relajados, se recomiendan más aquellos que impliquen movimiento (¡y ponerse de pie!).

En Cult of Pedagogy y We Are Teachers puedes encontrar algunos ejemplos de Brain Breaks. Si quieres leer más sobre esta práctica puedes informarte en otro post del blog titulado Descansos en el aula.

Total Physical Response (TPR)

La TPR fue ideada para enseñar un segundo idioma. Si eres maestro de inglés, es probable que ya conozcas esta estrategia educativa. Consiste en enseñar el contenido académico a través de la actividad, de la acción y el movimiento.  De esta forma, el alumnado es partícipe del conocimiento y, al acompañarlo con un movimiento, recordará la experiencia más fácilmente (estudio).

A pesar de ser creada para enseñar un L2, también se muestra efectiva para aprender vocabulario o facilitar la comprensión en la lengua materna. Con la TPR, puedes acompañar la comprensión lectora, discriminación auditiva, el aprendizaje de conceptos abstractos y vocabulario nuevo con actividad física y gestos, para que los alumnos procesen mejor el aprendizaje de la sesión educativa

BLAST

Blast es el acrónimo de Bunch of Ludicrous Action Surprise Tasks. En castellano, sería algo así como «un montón de tareas sorpresa insensatas y activas». Este término utilizado por Kevin Mccaughey en The Movable class me fascina.

Blast consiste en proponer situaciones absurdas para incitar el movimiento, como “desplazarse como un astronauta” o “saltar como una canguro” repentinamente durante la sesión. En mi experiencia como maestra de infantil, veía muy útil tener un dado con distintas acciones que incitaran al movimiento.

Sacarás mayor partido de las actividades Blast si las relacionas con elementos del temario, como los action verbs en la clase de inglés, o las fracciones en matemáticas, como hace Amy Tepperman en este vídeo tan original.

Simulaciones

La simulación es una técnica que consiste en interpretar un tema replicándolo con el cuerpo y las acciones. Es una muy buena forma para evaluar la comprensión del temario.

Aunque lo primero que puede venirnos a la cabeza son las simulaciones en la asignatura de historia, es recomendable evitarlas si pueden ser controvertidas, porque podrían comprometer la sensibilidad de los alumnos. Este post de Ingrid Drake explica muy bien los peligros de las simulaciones pobremente planteadas.

Cualquier asignatura puede beneficiarse de las simulaciones. Aquí tenéis un ejemplo de biología explicando el ciclo del agua o la mitosis. Confiemos en la creatividad de nuestros alumnos y dejémosles explorar e interpretar la realidad a su manera. ¡Seguro que te sorprenderán!

Canciones y bailes

Funcionan especialmente bien en Educación Infantil y las etapas más tempranas de Primaria. Puedes crear una coreografía, o encontrar una canción relacionada con el temario. Si quieres una lista con ejemplos, en este post están mis Top 10 canciones en inglés para niños basadas en el movimiento.

FitKit

No te conformes con el aula que tienes, atrévete a realizar cambios. Crea un espacio donde el alumnado pueda estirarse, sentarse en el suelo o, incluso, saltar a la comba. Incluye pósters con posturas de yoga, gomas elásticas, pesas de 1kg o 2kg, bolas de fitness…

Siempre bajo supervisión, estos ejercicios pueden ayudarles a descansar, desconectar y reactivarse para la próxima tanda de actividades académicas.

actividad-fisica-deporte-aprendizaje-movimiento

Conclusión

En un aula ideal, el Aprendizaje Basado en Movimiento ha de estar presente. La actividad física y el movimiento debería estar incluido cada 25-30 minutos de clase, tanto por motivos de salud física como mental.

Pero, ¿cómo hacer que nuestros alumnos se muevan en una clase en la que no cabe nada ni nadie más? Sé flexible y adáptate. Siempre habrá actividades que puedas realizar: jumping jacks, sentadillas, saltos, correr en el sitio… La cuestión, como hemos dicho anteriormente, es moverse y acabar con la vida sedentaria en la escuela.

¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Recibe en tu email todas las noticias ;)

Consentimiento

¡Muchas gracias por suscribirte! Revisa tu bandeja de Spam y añádeme a tus contactos.

Pin It on Pinterest