Todos pasamos por períodos de adaptación a lo largo de nuestra vida. Cuanto mayor sea el cambio y más se hayan modificado nuestros esquemas mentales, más difícil será para nosotros adaptarnos a ese cambio.

Los niños pasan por uno de estos períodos cuando comienzan a asistir por primera vez a la escuela. Aunque puedan sentir algo de temor cada año, al empezar cada curso, en este post solo me centraré comentar el periodo de adaptación en Educación Infantil.

La ansiedad de separación

Imagina que tu jefe te anuncia que a partir del lunes que viene vas a dejar tu equipo actual y comenzar a trabajar en otro lugar, con unos compañeros totalmente nuevos. No sabes mucho sobre ese puesto nuevo, quiénes son esas personas, ni qué se espera de ti. Te lo han explicado ya muchas veces… pero todo es bastante abstracto. Y, además, ¡no tienes ni idea de cuándo puedes volver a casa! Pondría a cualquiera un poco nervioso, ¿verdad?

En el caso del niño es todavía peor, porque aún no se vale por sí mismo. Hasta el momento, su seguridad e integridad física ha estado totalmente en manos de sus progenitores y familia las 24 horas del día. ¿Quién va a protegerle mientras esté en el colegio?

periodo-adaptacion-infantil-grito-triste

Ante esta perspectiva, el niño se encuentra instintivamente en peligro. No es recomendable tomarse a la ligera estos sentimientos de miedo, angustia, tristeza y duelo. No es tarea fácil asumir que no todo se puede hacer con mamá o papá. La maestra Pepita será la nueva figura de seguridad… pero comparte su tiempo con 19 alumnos más. ¡Y hay unas reglas nuevas que hay de aprender! Por todas estas razones es necesario preparar a los nenes y nenas al período de adaptación.

¿Qué es, exactamente, el período de adaptación?

Este período es un hito importante en la vida del niño. Implica aprender a realizar la transición de casa a la escuela, empezar a relacionarse con sus pares y ser más independiente.

Como hemos dicho anteriormente, es una etapa complicada, por la combinación de emociones que siente el niño y la familia. Por un lado, existe el nerviosismo e ilusión de «hacerse mayor», pero por otro, está el temor de no vivir esta experiencia con mami o papi.

Este miedo a la separación es un sentimiento totalmente natural e instintivo. Los humanos, como otros mamíferos, desarrollamos el sistema de apego para asegurar nuestra supervivencia como especie. Como consecuencia, al separarnos de nuestra figura de apego por primera vez, nos sentimos inseguros y desprotegidos.

Dejar a los papás y mamás en casa no es lo único que puede agobiar a los niños en esta etapa. Al fin y al cabo, la escuela es un mundo aparte. El niño va a tener que enfrentarse a nuevos retos: convivir con otros niños, compartir los juguetes, seguir reglas totalmente nuevas, experimentar sentimientos que no conocían, ajustarse a un horario, cumplir nuevas expectativas, etc.

periodo-adaptacion-infantil-madre-hija

¿Cuándo acaba el período de adaptación?

Cada persona es un mundo y, por tanto, su adaptación puede variar. Hay diversos factores que influyen en cuánto puede durar la adaptación: el grado de madurez, la personalidad del niño, su edad, experiencias anteriores, la sobreprotección familiar, etc.

No obstante, hay algunos indicadores que pueden decirnos si un niño se está adaptando o no. Por ejemplo, si comienza a interactuar con sus compañeros y con el maestro/a con interés (no solo para preguntar cuándo llega mami/papi).

Asimismo, abandonar las conductas de aislamiento o agresivas también es un buen indicador de que se van sintiendo más cómodos en la escuela y en su aula. Si además le sumamos que empiezan a explorar de forma activa y natural, y no esperan ansiosos el regreso de sus familiares, mejor que mejor.

periodo-adaptacion-infantil-amigos

Sin embargo, la adaptación no evoluciona siempre en línea recta. Es posible tener el caso de niños que acuden con ganas los primeros días pero que, tras el finde, unas vacaciones, un resfriado o simplemente sin explicación aparente, comiencen a llorar al ir a la escuela. Esto no tiene que significar que tenga problemas en el cole ni que otro niño le esté molestando. Es simplemente que el proceso de adaptación tiene sus altibajos.

Posibles miedos de la familia

  • El niño no ha dejado de llorar en todo el día. Es posible que, al recoger al nene del cole, se ponga a llorar. Lo primero que puede venir a la mente es que ha estado todo el día llorando en una esquina del aula, pero es muy probable que no haya sido así. Muchos niños no saben gestionar todas las emociones que han sentido durante el día y comienzan a llorar al ver a un familiar. También es probable que, si no son los primeros en ser recogidos, haya aflorado el miedo de “¿y si no viene papi?” “¿Y si mami tarda más de la cuenta?”.
  • Dejan al niño aislado. Otro miedo que tienen los familiares al dejar al niño en la escuela es que no se le haya prestado la debida atención. Se comienza a juzgar a la maestra/o diciendo que la in-adaptación del alumno es culpa suya por no prestarle atención suficiente. Muchas veces, no se tiene en cuenta el período de adaptación lo pasan otros 20 niños en el aula. Seguramente la maestra estará haciendo todo lo posible para atenderlos a todos. Los niños necesitan vivir la angustia de la separación para poder superarlo.
  • No va a disfrutar de la escuela. Un miedo mayor es que los niños nunca vayan a disfrutar del colegio y que siempre van a llorar cuando lleguen. Las familias tienen siempre la duda de si han escogido el mejor colegio para sus niños y si van a crecer felices en ese ambiente. Por eso, date un tiempo de adaptación también a ti si lo necesitas. Es un miedo totalmente lícito y normal. Permítete un tiempo de adaptación a la separación y confía en que la maestra te informará si algo no va bien.
periodo-adaptacion-infantil- niña

En conclusión…

Adaptarse por primera vez a la vida escolar es una fase difícil, no solo para los niños, pero también para las familias y maestros. Por ello, es necesario prepararse para esta separación para que pueda ser llevada a cabo de forma menos traumática posible tanto para las familias como para el niño.

Si te interesa conocer algunos consejos y estrategias prácticas para hacer más llevadera esta etapa de la infancia, visita el post Estrategias para el Periodo de Adaptación.

¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Recibe en tu email todas las noticias ;)

Consentimiento

¡Muchas gracias por suscribirte! Revisa tu bandeja de Spam y añádeme a tus contactos.

Pin It on Pinterest