fbpx

Como vimos en el anterior post 10 actividades para ejercitar la motricidad fina en Educación infantil la adquisición de la motricidad fina es un hito importante en el desarrollo de las primeras etapas de la vida. El control de las destrezas que la conforman involucra trabajar el fortalecimiento, coordinación y aislamiento de diversos músculos, nervios y huesos. La fuerza de agarre forma parte de una de estas destrezas y es esencial para la escritura.

¿Qué es la fuerza de agarre?

Manipular un bolígrafo [o inserta aquí cualquier otro útil de escritura] con el pulgar y los dedos, aplicando una fuerza controlada para que no se escape de nuestro agarre y, a su vez, aplicando una fuerza adecuada sobre el papel. Esto, que no es asunto sencillo, requiere tiempo y esfuerzo aprenderlo.

Entonces diremos que la fuerza de agarre es la habilidad de agarrar, sujetar, apretar o suspender objetos utilizando la fuerza de nuestras manos y sus músculos.

Es un trabajo que implica entrenamiento, con varios músculos implicados:

  • El músculo flexor común profundo que flexiona los dedos.
  • El músculo flexor largo del pulgar.
  • El músculo extensor común de los dedos (nos permite relajar el agarre).

Estos músculos se encuentran en el antebrazo y sus tendones pasan por la muñeca para insertarse en la base de las falanges distales (que serían los huesos de la punta de nuestros dedos). Además de estos músculos, hay otros muchos que están implicados y que influyen en la fuerza que podemos imprimir sobre el papel o al sujetar nuestro boli, rotulador…

Si no trabajamos estos grupos musculares, es probable que los peques carezcan de la fuerza suficiente para sujetar un lápiz y, evidentemente, no podrán escribir. Parece tontería recalcar esta obviedad, pero forzar a niños a escribir cuando no están preparados madurativa o muscularmente es más frecuente de lo que me gustaría admitir.

La fuerza de agarre es muy importante en la escritura. Pero no deberíamos relacionar esta habilidad solo con el hecho de poder escribir. La fuerza de agarre es esencial en otros muchos ámbitos de nuestra vida. Sin ella, no seríamos capaces de hacer tareas cotidianas como agarrar bolsas de la compra, transportar cajas o lavar los platos.

¿Cómo trabajar la fuerza de agarre?

A continuación, te propongo algunas actividades para trabajar esta destreza motora.

Amasar

Apretujar, soltar, pellizcar y hacer bolitas con una masa es la forma ideal de implicar todos los músculos que hemos nombrado anteriormente. Aquí tienes algunos materiales con actividades para poder trabajar esta habilidad.

  1. Plastilina: es muy versátil. Puedes crear muchos juegos a partir de la plastilina, o simplemente dejar que el peque explore solo. Aquí tienes una recopilación de manteles para jugar con plastilina y practicar nociones básicas de las matemáticas.
  2. Arena: desde coger la arena en los puños hasta construir castillos, hay un sinfín de posibilidades. Si lo quieres para el aula, también puedes encontrar arena kinética.
  3. Slime: aunque hay slimes muy chulos, ¿por qué no te animas a hacerla en casa o clase? Los niños se pueden entretener horas con el slime, simplemente jugueteando y estimulando sus deditos. Aquí tienes unos tutoriales 1 (inglés), 2 (español), 3 (slimes especiales).
  4. Cocinar: además de implicar al peque en las tareas del hogar, sirve para desarrollar la musculatura de la mano (removiendo la masa, mezclando ingredientes, cascando huevos, amasando, haciendo bolitas, enrollando la masa…). Hay muchas formas en que puede ayudar, ¡y seguro que se lo pasa genial! Encontrarás muchos libros de recetas para cocina con niños y canales de Youtube también.
fuerza de agarre motricidad fina amasar

Perforar

El punzón es uno de los materiales más comunes para trabajar la punción. Picar suele ser el paso previo a cortar y trabajarlo es beneficioso. Al picar distintos tipos de papel vamos desarrollando la estimulación táctil, y por tanto, vamos aprendiendo qué presión hace falta para cada tipo de material.

Algunas actividades que puedes hacer con el punzón son:

  • Repasar o marcar alguna figura.
  • Picar hasta conseguir “recortar” una figura.

Si no tienes punzón en casa o en el aula, puedes hacer como Miss Judith en su clase de madrugadores y utilizar un plato de papel y un palillo:

Aunque el punzón es muy buen material para trabajar la habilidad de perforar, hay otras técnicas que pueden proporcionarnos un buen desarrollo de los músculos de nuestras manos, como por ejemplo los Punch holes o perforadoras, que permiten practicar el movimiento de corte que realizamos con las tijeras. Si quieres algunas perforadoras con formas, puedes encontrar algunas aquí.

Construir

Los bloques de construcción son un juguete muy común entre niños y niñas. Vienen en distintos colores, tamaños, formas, e incluso con atributos distintos: unos se enganchan con velcro, otros se encajan, y luego tenemos algunos que son cubos, sin más.

Jugar con bloques de construcción puede aportar muchos beneficios al desarrollo, como vimos en el post de 10 actividades para ejercitar la motricidad fina. Pero hoy queremos enfatizar cómo trabajar la fuerza de agarre con los bloques de construcción.

Para desarrollar esta habilidad, necesitaremos unos bloques que opongan cierta resistencia, es decir, los que se enganchan con velcro o los que se encajan, tipo LEGO. Así, los niños tendrán que ir separando los bloques, encajándolos y empleando una fuerza controlada.

Algunas actividades para jugar con los bloques mientras se ejercitan los músculos:

  1. Formar palabras con los bloques. A cada bloque le pones una pegatina con una letra. Los peques tendrán que juntar bloques para formar palabras.
  2. Crear series o patrones de colores. Con bloques de distintos colores, los niños y niñas tendrán que crear series con las piezas.
  3. Crear letras o figuras con snap cubes. Juntando y despegando los cubitos, tendrán que recrear y formar distintos dibujos.
  4. Sumar con bloques. Practicando también algunas competencias matemáticas, los niños tendrán que juntar o separar bloques dependiendo de la consigna y practicar el conteo, la suma o la resta.

Escalar

¡Bájate de ahí! ¡No eres un mono…! ?

A veces las actividades más sencillas, son las que mejor trabajan algunas de nuestras habilidades. Escalar es una de ellas. Los escaladores profesionales son capaces de agarrarse a las paredes más lisas gracias a lo desarrollada que tienen la fuerza de agarre.

fuerza de agarre motricidad fina escalar

Vale. Quizá no quieras que sean escaladores profesionales, ni tener a 20 niños escalando las paredes de tu clase. Pero la escalada es una actividad muy buena para fortalecer los músculos implicados en la escritura. Aquí hay algunas actividades que puedes adaptar al aula o a la clase de Psicomotricidad:

  1. Bloques de psicomotridad. Subir, bajar, moverlos, llevarlos… todas estas actividades conllevan utilizar los músculos de nuestras manos y son juegos estupendos en todos los sentidos para el desarrollo de los más peques.
  2. Espalderas y barras. Con estos objetos, los niños y niñas pueden colgarse y ser capaces de sujetar el peso de su cuerpo, una resistencia que les desafía positivamente.
  3. Cuerdas y redes para escalar. Con ellas pueden practicar la escalada, un ejercicio completo para ellos.
  4. Pequeñas pesas o barras de dip. Ideales para practicar ejercicios específicos de fuerza de agarre y otras destrezas.

Y si eres un papi o mami, con escaparte y dejarles jugar en el parque infantil, animándoles a agarrarse, columpiarse, escalar y demás, ya estarás ayudando mucho a su motricidad fina y gruesa. Si no hay un parque infantil, o prefieres no utilizarlo, los árboles serán un buen aliado. Supervisa, pero confía en que tu hijo/a valorará aquello que pueda o no hacer. Incluso puedes encontrar cuerdas con columpio y plataformas que puedes llevar y montar en un periquete.

Rasgar

Una forma fácil (y barata) de estimular la motricidad fina es rasgando papeles. A los adultos puede parecernos una actividad aburrida, pero suele tener buena acogida jugar o hacer manualidades desgarrando papel u otros materiales.

Destaco esta actividad por dos razones: por un lado, necesita que proyectemos una fuerza determinada para agarrar el papel, y por otro, la fuerza necesaria con la otra mano para poder separar un trozo de papel. Todo esto controlando la trayectoria del desgarre. La moción es similar a subir o bajar la cremallera de una chaqueta.

Estrujar

Aquellas actividades que involucran estrujar y apretar son bastante efectivas para desarrollar la fuerza en los músculos de las manitas de los peques. Al estrujar un objeto, proyectamos más o menos fuerza sobre el objeto dependiendo de nuestros objetivos. Es esencial saber qué fuerza proyectar para ganar control sobre nuestros músculos. Y es muy necesario para sujetar un lápiz.

Algunas ideas de cómo ejercitar la motricidad fina con esta acción son:

  1. Trasvase de líquidos con una pipeta. Hazlo más divertido poniendo colorante al agua, pueden echar gotitas de agua con color sobre papel de cocina. También se pueden utilizar esponjas.
  2. Jugar con plastilina y un exprimidor de limones.
  3. Limpieza. Lavando los juguetes con una esponja y jabón, o incluso ayudando a lavar platos. O… se me ocurre… ¿por qué no animas al peque a ayudar a lavar el coche? ¿Y las ventanas de casa?
  4. Decorar galletas o pasteles. Utilizando la manga pastelera, los peques pueden decorar estrujando este instrumento de cocina, ¡seguro que será la bomba!
  5. Pintar con esponjas. Poneos ropa cómoda y vieja y… ¡a pintar estrujando esponjas! ¡Súper divertido! Si prefieres la versión más limpia, haz que la pintura sea poco líquida y, en vez de estrujar las esponjas, pueden ir estampándolas creando dibujos. Pero después de la actividad, pide que las laven, estrujándolas bien y eliminando toda la pintura.

Otras actividades

En definitiva, hay un sinfín de actividades que ayudan a desarrollar la motricidad fina de los peques, pero si necesitas alguna idea más, aquí van unas cuantas:

  1. Juego con gomas elásticas: estira las cuerdas y crea figuras en una Geoboard o haz juegos con las manos como en este vídeo.
  2. Tira y Afloja (Tug of War).
  3. Parques infantiles o piscinas de bolas.
  4. Actividades del día a día como llevar las bolsas de la compra, hacer la cama, recoger los juguetes, lavar los platos…
  5. Apuntarse a algún arte marcial como Brazilian Jiujitsu o Judo, o deportes que impliquen coger una pelota como béisbol o baloncesto. Incluso juegos tradicionales como el balón prisionero o el pañuelo.
  6. Tocar algún instrumento de percusión.

Es muy fácil desarrollar esta destreza porque necesitamos tener manos fuertes y músculos controlados básicamente para todas las actividades que llevamos a cabo en nuestra vida cotidiana. Por ello, no limites a los peques, hazles independientes e involúcrales en todas las actividades manuales que puedas…

¿Aún no ha empezado a escribir? Dale tiempo, estimulación y paciencia. Todo llegará.

¿Conoces otras actividades para estimular la fuerza de agarre? Compártelas con el resto de la comunidad The Indian Lion . Y recuerda, ¡hay materiales descargables gratuitos cada mes para los suscriptores!

¡Nos leemos manada?!

⬇️ ¡Me suscribo! ⬇️

¡SUSCRÍBETE AL BLOG!

Recibe en tu email todas las noticias ;)

Consentimiento

¡Muchas gracias por suscribirte! Revisa tu bandeja de Spam y añádeme a tus contactos.

Pin It on Pinterest